Es muy difícil encontrar a alguien a quien no le gusten las zanahorias. La más popular es la hortaliza de raíz de color naranja.

Pero el creciente interés por los alimentos exóticos y diferentes ha hecho que sean cada vez más conocidas las zanahorias de otros colores, como las moradas, amarillas o blancas. Todas se pueden comer crudas o cocinadas.

Las zanahorias en miniatura son más dulces cuando se comen crudas, simplemente lavadas. Las zanahorias más grandes hay que pelarlas antes. Ralladas quedan deliciosas en ensaladas y sándwiches. Utilízalas en pasteles y bollería, en sopas, estofados y guisados. También puedes comerlas cocidas al vapor, asadas o salteadas. Si quieres una merienda sana no te olvides de beber nuestro fruit juice de zanahoria.




La zanahoria fue originalmente cultivada en Asia Central y países del Medio Oriente. Las zanahorias originales eran diferentes a las que estamos acostumbrados a ver hoy en día. Eran de color morado intenso, o bien de un tono similar a la lavanda o a la berenjena.

Este color era un reflejo de los pigmentos del fitonutriente antocianina que tenían estas zanahorias. En Afganistán apareció una variedad de zanahoria amarilla que fue cultivada y desarrollada de una versión anterior a la zanahoria de conocemos actualmente.

En Europa no se convirtieron en un vegetal popular hasta el Renacimiento, probablemente por el hecho de que las variedades más precoces tenían una textura resistente y fibrosa. Siglos más tarde, con el inicio del siglo XVII, los agricultores europeos empezaron a cultivar diferentes variedades de zanahorias. Esto favoreció el desarrollo de las zanahorias de color naranja que tenían una textura más agradable que la de sus predecesoras.

Los europeos dieron preferencia al cultivo de la variedad de color naranja frente a la variedad morada, que fue y sigue siendo cultivada en muchas partes del mundo, incluidas Asia y el norte de África. Más adelante las zanahorias se introdujeron en las colonias norteamericanas.

Debido a su elevada popularidad, a principios del año 1800 la zanahoria fue el primer vegetal en ser enlatado. Hoy en día los Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Polonia, China y Japón están entre los mayores productores de zanahorias.




En términos prácticos es una excelente fuente de carotenoides, en concreto el betacaroteno (sustancia que da origen a la vitamina A en el organismo), responsable de su coloración anaranjada. Con tan solo cien gramos de esta hortaliza se pueden cubrir totalmente las necesidades diarias de vitamina A.

La zanahoria también es rica en vitamina E y ácido fólico, así como en potasio, calcio y fibras alimentarias. También contienen azúcares simples (levulosa y dextrosa) de fácil absorción. Es un elemento básico en dietas alimenticias bajas en calorías porque está compuesta por aproximadamente un noventa por ciento de agua. Esta particularidad hace que tenga un valor calórico muy bajo. Cien gramos de zanahoria cruda solo aportan 19 kcal mientras que la misma cantidad cocinada aporta 17 kcal.




El mayor beneficio dietético de la zanahoria es que se trata de una excelente fuente de betacaroteno, una sustancia vital para la salud de las capas internas de la piel, incluidos los pulmones y el sistema respiratorio. La vitamina E tiene una función antioxidante muy importante y ayuda a evitar que los tejidos resulten dañados.

El ácido fólico es fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, el sistema nervioso y el sistema cardiovascular. La fibra de la zanahoria favorece el tránsito intestinal.




En primer lugar, retira las hojas. Si vas a consumir las zanahorias dentro de poco tiempo, basta con guardarlas en una bolsa de plástico cerrada en el cajón de la nevera, donde aguantarán hasta una semana. Si son para consumirlas más adelante, hay que hervir las zanahorias durante un minuto y pasarlas inmediatamente por agua fría. Después de secarlas, mételas en una bolsa de plástico y congélalas.

Así las zanahorias pueden durar hasta un año.




¿Cuándo y dónde sembrar?

Si se siembran en el lugar definitivo, las zanahorias se pueden sembrar durante todo el año. El primer paso será comprar las semillas de la variedad deseada. Escoge un lugar ligeramente expuesto a la luz solar y protegido de heladas. En cuanto al suelo, este deberá ser ligero, profundo, bien drenado, con un pH entre 6 y 6,5 y rico en materia orgánica. Puede enriquecerse con compost producido en la propia huerta. Al preparar la cama para las semillas es fundamental crear una capa de tierra lo suficientemente fina y ligera, como para que las semillas y la tierra estén en contacto. Puede ser útil utilizar un rastrillo para quitar las piedras de mayor tamaño y aligerar la capa superficial de tierra. Si la siembra de las zanahorias coincide con la plantación de cebollas o cebolletas, se pueden combinar ambos alternando los surcos de zanahorias y cebollas. Esto ayuda a controlar las plagas.

Por el borde se puede plantar romero para mantener alejados a los insectos que resultan perjudiciales para la zanahoria.
 

¿Cómo sembrar?

El semillero se puede hacer utilizando la siembra a voleo, es decir, mezclando las semillas de zanahoria con un poco de arena fina y lanzándolas sobre la zona de cultivo.

También se puede utilizar la siembra en filas. En este caso se hacen líneas separadas por una distancia de 20 a 30 cm y se van colocando las semillas a lo largo de las líneas de la manera más uniforme posible. La profundidad del semillero no puede ser superior a 1 cm, dado que se trata de una semilla con un tamaño pequeño. Las semillas tienen que estar ligeramente cubiertas para protegerlas de los pájaros y ayudar a que asienten bien sobre el suelo. Después, con la ayuda de una regadera, humedecer un poco la zona sembrada, pero sin encharcar la tierra.

 

¿Cómo cuidar?

Lo más importante es mantener el suelo en el que están plantadas las zanahorias con un nivel de humedad constante, pero sin excederse. Las zanahorias que nunca han estado privadas de agua presentan una superficie más lisa. Si se riegan demasiado las raíces pueden pudrirse. Es preferible regarlas por la mañana.

Hay que arrancar las posibles malas hierbas con mucho cuidado para que no limiten el crecimiento de las zanahorias.

 

¿Cuándo recoger?

En función de la duración del ciclo de cultivo de la variedad que hayas escogido, el ciclo de cosecha puede tener una duración de entre 60 a 130 días.

Puedes empezar arrancando algunas plantas para comprobar el desarrollo de la raíz. Al mismo tiempo aprovecha entresacar un poco el semillero y ayudar así a que el resto de las zanahorias sigan creciendo. Si hay grietas en el suelo, es una señal de que ha llegado el momento de arrancar las zanahorias. Una vez han alcanzado el tamaño ideal, las zanahorias pueden estar en el suelo durante algunas semanas. Pero hay que tener siempre en cuenta que las raíces se vuelven cada vez más fibrosas y su sabor es cada vez menos agradable.

¡Que aproveche y buena cosecha!




en el año 1600 en Inglaterra se utilizaban las hojas de zanahoria como accesorios para
sombreros?

hay más de cien especies de zanahorias, entre las que se incluyen las moradas, blancas y rojas?

debido a su elevada popularidad, a principios del año 1800 la zanahoria fue el primer vegetal en ser enlatado?




en el año 1600 en Inglaterra se utilizaban las hojas de zanahoria como accesorios para
sombreros?

hay más de cien especies de zanahorias, entre las que se incluyen las moradas, blancas y rojas?

debido a su elevada popularidad, a principios del año 1800 la zanahoria fue el primer vegetal en ser enlatado?




Cuando vayas a comprar elige zanahorias firmes al tacto, lisas, con un color vivo y que no estén dañadas. Asegúrate de que no estén partidas, agrietadas o de que no tengan agujeros. Si aún tienen las hojas, estas tienen que tener un aspecto vivo y fresco.




Leave a Reply

* Required Field
Sonatural parte del Grupo GL, SA