Es muy difícil encontrar a alguien a quien no le gusten las zanahorias.

Es muy difícil encontrar a alguien a quien no le gusten las zanahorias. La más popular es la hortaliza de raíz de color naranja. Pero el creciente interés por los alimentos exóticos y diferentes ha hecho que sean cada vez más conocidas las zanahorias de otros colores, como las moradas, amarillas o blancas. Todas se pueden comer crudas o cocinadas. Las zanahorias en miniatura son más dulces cuando se comen crudas, simplemente lavadas. Las zanahorias más grandes hay que pelarlas antes. Ralladas quedan deliciosas en ensaladas y sándwiches. Utilízalas en pasteles y bollería, en sopas, estofados y guisados. También puedes comerlas cocidas al vapor, asadas o salteadas. Si quieres una merienda sana no te olvides de beber nuestro fruit juice de zanahoria.

Más información sobre las zanahorias aquí: