La miel es un alimento que se encuentra generalmente en estado líquido, viscoso y con un sabor muy azucarado. Las abejas producen este producto a partir del néctar que recogen de las flores y lo procesan con la ayuda de sus enzimas digestivas. Después lo almacenan en los panales de sus colmenas para alimentarse.




El hombre siempre ha utilizado la miel como un alimento y en sus inicios lo obtenía por medio de extracción. Con el paso del tiempo, se empezaron a capturar enjambres que después eran instalados en colmenas artificiales. El desarrollo y el perfeccionamiento de las técnicas de manipulación permiten aumentar la producción de la miel y evitar dañar las colmenas al extraerlas. La domesticación de las abejas para la producción de miel dio inicio a la apicultura.
En la actualidad, además de la miel, podemos obtener diversos productos como el polen apícola, la jalea real, la apitoxina y la cera. También se comercializa con las reinas, y en algunos casos, con enjambres y crías.

 




La miel es el único alimento dulce de manera natural que contiene proteínas y diferentes sales minerales y vitaminas esenciales para nuestra salud.
Además de tener un alto valor energético, tiene diversas propiedades medicinales y está considerado como un alimento con una reconocida acción antibacteriana.
Asimismo, es un alimento muy versátil que puede ser utilizado para fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la capacidad digestiva e incluso aliviar el estreñimiento. La miel es considerada antiséptica, antioxidante, antireumática, diurética, digestiva, expectorante y calmante.

Generalmente la miel está compuesta en su mayor parte (aprox. 75 %) por hidratos de carbono, en concreto azúcares simples (glucosa y fructosa). La miel también está compuesta por agua (aprox. 20 %), por minerales (calcio, cobre, hierro, magnesio, fósforo, potasio, entre otros), por aproximadamente la mitad de los aminoácidos existentes, por ácidos orgánicos (ácido acético, ácido cítrico, entre otros) y por vitaminas del complejo B, por las vitaminas C, D y E. La miel también contiene una cantidad considerable de antioxidantes (flavonoides y fenólicos). La miel es un complemento muy importante para la alimentación humana, porque además tener un alto valor energético, es un alimento rico en sustancias beneficiosas para el equilibrio de nuestro organismo, tales como vitaminas, minerales y aminoácidos.




Se recomienda especialmente en casos de anemia, asma, bronconeumonía, bronquitis, gripe, ronquera, tos e incluso deficiencias cardiacas.

El poder bactericida de la miel está unido a sus propiedades laxantes que mejoran significativamente el tránsito intestinal. Al mismo tiempo es considerado un excelente tonificante de los músculos, tejidos, nervios y órganos en general.

Quienes consumen miel con frecuencia se pueden beneficiar de una mayor resistencia a enfermedades infecciosas.

¡Que aproveche!




la miel es el único alimento dulce de manera natural que contiene proteínas y sales minerales importantes para nuestra salud, como potasio y magnesio?

cuanto más oscura sea la miel más sales minerales estarán presentes en su composición?

dice la leyenda que, en tiempo antiguos, cuando un hombre se enamoraba de una mujer la raptaba en una noche de luna llena y durante un mes bebían una mezcla afrodisiaca, endulzada con mucha miel? Resultado: ¡pasión eterna!




https://pt.wikipedia.org/wiki/Mel

https://www.tuasaude.com/beneficios-do-mel/

http://lifestyle.sapo.pt/saude/peso-e-nutricao/artigos/mel




Sonatural parte del Grupo GL, SA